Primeros auxilios para perros

Exposición a hiedra venenosa y roble venenoso en perros

Exposición a hiedra venenosa y roble venenoso en perros

Descripción general de Hiedra Venenosa y Roble Venenoso en Perros

El roble venenoso y la hiedra venenosa pertenecen a un grupo de plantas llamadas toxicodendron. Estos también se conocen como especies Rhus. El principio tóxico en el roble venenoso y la hiedra venenosa es el urushiol. Esta toxina es una resina de aceite que se encuentra en la savia de la planta. Los perros son bastante resistentes a los efectos del urushiol pero pueden transmitir la toxina a una persona.

Los perros generalmente entran en contacto con la hiedra venenosa o la planta de roble venenoso en áreas boscosas. Algunos perros pueden ingerir parte de la planta pero, lo más probable, se frotarán contra ella y caminarán. La savia de la planta puede adherirse al pelaje. Cuando acaricia a su perro o gato más tarde, la savia puede transferirse de su pelaje a su piel. Si es susceptible al roble venenoso o la hiedra venenosa, puede producirse irritación de la piel.

En animales, la exposición al urushiol con poca frecuencia produce irritación de la piel.

De qué mirar

Los signos de hiedra venenosa y roble venenoso en perros pueden incluir:

  • Piel roja inflamada
  • Picor
  • Protuberancias o hinchazones en la piel.
  • Vómitos / diarrea si se ingiere la planta
  • Cuidado veterinario

    Se recomienda el cuidado veterinario si el animal desarrolla una reacción severa a la planta, especialmente si se ingiere. Debe prestarse atención veterinaria inmediata en caso de vómitos excesivos, diarrea o debilidad.

    Diagnóstico de hiedra venenosa y roble venenoso en perros

    El diagnóstico se basa en la exposición o ingestión conocida de la planta.

    Tratamiento de hiedra venenosa y roble venenoso en perros

    El tratamiento de la toxicidad del urushiol se basa en la gravedad de los signos. Para aquellos perros con irritación de la piel, se recomienda un baño y enjuague prolongados, que duren al menos 10 minutos.

    Para los perros afectados después de ingerir la planta, puede ser necesaria la hospitalización con líquidos intravenosos. Se puede administrar carbón activado si se sospecha que hay más material vegetal presente en el estómago.

    Cuidados en el hogar

    Para aquellos perros expuestos al urushiol tópico, se recomienda un baño y enjuague prolongados, al menos 10 minutos. Tenga cuidado de usar guantes cuando bañe a la mascota para que no entre en contacto con el urushiol.

    Para aquellos perros que ingieren la planta, vigílelos en busca de vómitos, falta de apetito o diarrea.

    Cuidado preventivo

    Prevenir la exposición a la hiedra venenosa o al roble venenoso es la clave para prevenir la toxicidad del urushiol. No permita que su perro deambule libremente. Cuando esté de vacaciones, evite las plantas de roble venenoso o hiedra venenosa. Si su perro ha entrado recientemente en contacto con roble venenoso o hiedra venenosa, un baño prolongado inmediato puede ayudar a disminuir el riesgo de toxicidad. Afortunadamente, la mayoría de los perros y gatos parecen ser resistentes a los efectos de la hiedra venenosa y el roble venenoso.